El libro es el protagonista